elecciones locales

Collado publica un artículo sobre las coaliciones locales durante la Transición

Posted on Actualizado enn


La transición local fue un proceso tardío, problemático y no falto de dificultades. Entre 1979-1983, la naciente democracia española inauguraba las primeras corporaciones locales salidas de las urnas. En este contexto, las élites locales, o mejor dicho, los grupos políticos municipales jugaron un papel decisivo en la formación en la mayoría de las ocasiones en gobiernos donde el acuerdo facilitó la gobernanza, aunque no necesariamente el éxito político del alcalde y de su partido en los ayuntamientos. Lo que además se realizó con un formato de gobierno municipal heredado del franquismo, cuando aún no se había aprobado la normativa actual de los entes locales.

Este tema es analizado en un reciente artículo que publica Francisco Collado Campaña en Vínculos de Historia bajo el título “Uno para todos y todos contra uno: los acuerdos políticos en los gobiernos municipales como instrumento para la gobernabilidad en la Transición“, donde se presenta una comparación entre cuatro ciudades para este período: Cáceres, Ciudad Real, Málaga y Sevilla. De esta forma, se observa qué tipos de coaliciones garantizaron la continuidad del alcalde electo y del partido político que la ostentaba. Este trabajo, originariamente el trabajo fin de máster del autor, es el resultado de una investigación basada en entrevistas a los concejales de estas corporaciones, el análisis de las actas municipales y el análisis de prensa de la época. Dicho trabajo también ha contado con la valoración de distintos profesores de la Universidad Pablo de Olavide, la Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad de Málaga, habiendo completado su realización con una estancia breve en la Universidade Técnica de Lisboa en 2012.

Anuncios

Nuevo artículo sobre el estudio del liderazgo local en España

Posted on Actualizado enn


descargaFrancisco Collado Campaña ha publicado recientemente un paper titulado “Una aproximación teórica al liderazgo político de los alcaldes en el sistema local de España” en GIGAPP Estudios Working Papers. Los estilos de liderazgo municipal, sus condicionantes institucionales, las dinámicas electorales y los perfiles sociológicos de procedencia de los alcaldes son algunos de los datos que se pueden encontrar en este trabajo, resultado de la reflexión sobre los distintos autores que han analizado estos elementos desde la Ciencia Política tras dos años de revisión de dicho texto.

 

 

La transición local

Posted on Actualizado enn


transicion-localLa etapa de la transición política que celebramos esta semana comienza con la muerte de Franco en 1975, continúa con la posterior aprobación de la Ley de Reforma Política en 1977 y culmina con los grandes acuerdos como la Constitución de 1978, los Pactos de la Moncloa y el reconocimiento de las autonomías. Desde la academia, existen dos posturas sobre su interpretación. Por un lado, algunos autores consideran que los líderes políticos acometieron con una labor positiva al dejar a un lado sus diferencias ideológicas y cooperar en la estructuración del nuevo sistema político. Por otro lado, una serie de académicos consideran que la transición fue un proceso pactado entre las élites político-económicas que produjo una democracia imperfecta con una débil legitimidad.

Ambas visiones definen la transición española como un proceso pilotado por las élites nacionales, pactado entre ambas y continuista -en contraposición con la transición rupturista de Portugal- al emanar de la legitimidad del régimen anterior. Este foco de atención en el nivel nacional y en el autonómico ha dejado de lado el estudio y análisis de los gobiernos locales durante esta etapa.

Si la transición política empezó en 1975, las primeras elecciones municipales no se produjeron hasta abril de 1979. A grandes rasgos, los municipios estaban inmersos en una situación conflictiva. En primer lugar, coexistieron unas corporaciones locales con una legitimidad no democrática durante los cuatro primeros años de la Transición. En segundo lugar, la mayoría de los municipios estaban necesitados de una racionalización de los servicios públicos, especialmente en los núcleos urbanos desbordados por el crecimiento demográfico. En tercer lugar, la tensión existente entre la UCD y los partidos de la izquierda, PSOE y PCE, que reclamaban unos “ayuntamientos democráticos” debido al retraso de las elecciones locales. Una pregunta que falta responder en nuestra historia es si los ayuntamientos fueron claves o no en este paso hacia la democracia.

Collado presenta una ponencia en el VII Congreso GIGAPP

Posted on Actualizado enn


poster-cartel-2016Francisco Collado presenta una ponencia bajo el título “Una aproximación teórica al liderazgo político de los alcaldes en el sistema local de España” en el VII Congreso Internacional de Gobierno, Administración y Políticas Públicas, que ha tenido lugar en Madrid este año entre el 3 y 5 de octubre.

Dicha ponencia representa un esfuerzo intelectual por conocer los distintos condicionantes que se deben tener en cuenta a la hora de estudiar el liderazgo y la élite política local en España. Para ello, se realiza una revisión sobre los estilos de liderazgo, las estrategias y los condicionantes que determinan la capacidad de actuación de la clase política en el municipio. Una primera sección está dedicado al análisis de la “presidencialización” del alcalde español, los estilos de liderazgo local existentes en Europa y Estados Unidos y su puesta en relación con el modelo administrativo del arco mediterráneo, donde se encuadra España. En la seguna sección, se plantea una exposición del perfil socio-económico de la élite local y los métodos de reclutamiento en España. Finalmente, se expone un marco teórico que oriente las distintas investigaciones que se realicen sobre los actores políticos en el municipalismo, sobre todo en lo que respecta a liderazgo.

El texto original de la ponencia puede ser consultado en el siguiente enlace: http://www.gigapp.org/index.php/component/jresearch/publication/show/2194?Itemid=101

De lo local a lo nacional

Posted on


urna electoral.JPGHay una tradición errónea en el análisis electoral que se hace habitualmente en España. Tanto la clase política como los medios de comunicación intentan realizar predicciones de las elecciones generales a partir de los resultados de los últimos comicios municipales. Esto viene a ser una extraña fórmula para adivinar lo que sucede en una escala de gobierno y trasladarlo a otra. Sí es cierto que existe una influencia entre política local y nacional, y viceversa. No obstante, dicha relación no se establece exactamente a partir de un vínculo análogo entre uno y otro. Esta tradición tan aberrante a ojos politológicos es lo que se denuncia como “falacia ecológica”.

En la década de los cincuenta, un sociólogo, Robinson, explicó claramente en términos estadísticos este error de cálculo. Sin embargo, en la mayoría de las Ciencias Sociales se encuentran distintos ejemplos de falacias ecológicas. Desde Platón, que intentó crear una serie de clases sociales de forma análoga a las partes del cuerpo humano, las cuales, él mismo había concebido, hasta el traspaso de las relaciones de poder capitalistas al ámbito familiar por parte del marxismo, son una muestra clara de este fenómeno. Si bien, la falacia ecológica se comete en la mayoría de las ocasiones por tres razones: visión análoga de dos dimensiones distintas, la pereza por no comprobar empíricamente lo sucedido en ambas o la creencia de que una única afirmación permite responder a cualquier pregunta.

En el caso de ese vínculo entre lo local y lo general, no se produce vía una relación análoga. Al contrario, es preciso hablar de la nacionalización de la política local. Y es que, los ciudadanos españoles, y en otros países, acuden a votar a las elecciones municipales a partir de sus valoraciones con respecto a lo que sucede en el ámbito nacional. Por tanto, esto explica que muchas veces en el ámbito municipal se reproduzcan un serie de ciclos de entrada y salida del partido que ostenta la alcaldía en función de sus homólogos en el ámbito nacional. Si bien, esto evidentemente no se trata de una falacia ecológica, sino de la traslación de la política estatal al ámbito más cercano, que en la mayoría de las ocasiones no guarda relación directa con la escala superior.

Rivera e Iglesias juegan al ajedrez

Posted on Actualizado enn


Albert-Rivera-y-Pablo-Iglesias

La “política del consenso” era un espécimen único en su especie en la España democrática. Gunther, Maravall, Bernecker y Maihold, entre otros, han advertido la evolución de la política del pacto a la crispación. La crispación ha sido durante mucho tiempo el monopolio del bipartidismo, ya que todo se resumía en una conversación teatralizada -hasta cierto punto- entre dos adversarios. Tras las últimas elecciones municipales, se ha terminado la función y los nuevos actores han entrado en escenas. No obstante, siguen existiendo reticencias al pacto, como algunos alcaldes populares que han dicho que seguirán en sus cargos en funciones hasta que los expulsen como tales, o Susana Díaz que se niega a acabar con la corrupción entre los socialistas sevillanos.

Aunque se baraja la hipótesis de que Podemos y Ciudadanos son una nueva generación del bipartidismo: una opción de izquierda y otra de derecha, el contexto es bien distinto. Primero porque si se acepta dicho bipartidismo, actualmente conviven dos, pero atravesados por un anclaje de “vieja” y “nueva política”, o “casta” y el “pueblo”. Segundo, en la práctica ambos partidos tienen capacidad de negociación con cualquiera de los demás, a excepción de las reticencias de las agrupaciones de electorales de Iglesias a sentarse con los populares. Tercero, las listas de ambos partidos han entrado en el gobierno en las grandes ciudades -como Madrid y Barcelona- o si no, se han erigido como “gatekeerpers” para permitir el gobierno de otros -como el caso de Valencia, Sevilla y Málaga-, eliminando el control férreo que socialistas y populares mantenían sobre sus tradicionales feudos.

Si algo han demostrado Ciudadanos y Podemos en que son partidos de eminente implantación urbana. De hecho, una observación generalizada a los municipios rurales menores de 50.000 habitantes demuestra como PP y PSOE mantienen el control en comarcas y pueblos que por factores económicos y sociológicos han convertido en bastiones. Esto hace que se haya creado una brecha de mayor representatividad democrática entre los municipios urbanos y los rurales. Volviendo al ámbito autonómico, el PSOE sigue empecinado en su idea de “gobernar para la mayoría”, mientras las minorías -que parece que no representan a nadie según Díaz- exigen la dimisión de Cháves y Griñán. Ahí es donde realmente, Podemos y Ciudadanos están jugando sus cartas como promotores de la renovación de líderes y caras entre los dos clásicos. Lo que nunca nadie hubiera imaginado que se hubiese hecho gracias a iniciativas democráticas internas de PP y PSOE, se está acometiendo a través del chantaje político externo. Esto demuestra, que al menos a nivel de discurso, Rivera e Iglesias suponen un revulsivo de democracia y limpieza política.