Líder

Sacrificio

Posted on Actualizado enn


felipe

Hace ya algunos meses que esta pluma -o con más propiedad, tecla- ha permanecido de vacaciones. Pudiera parecer que el silencio ha invadido al escribiente, mientras el torbellino político hacia dónde se dirige España sigue girando sin parar. Al contrario, ha gustado más de actuar como espectador anónimo a este disparate. Y es que, para empezar este curso no hay nada más acertado que una lección de Lengua Española, no vaya a decirse que somos unos iletrados. La palabra “sacrificio” aparece con ocho entradas en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua y en su primera definición se muestra como “ofrenda a una deidad en señal de homenaje o expiación”. Nada más oportuno para interpretar la dimisión de Pedro Sánchez como Secretario General del PSOE.

Ahora sólo cabe preguntarse a qué divinidad sacrosanta han entregado el alma política de un líder que ha cumplido lo que dijo: su negativa perpetua a la investidura de Mariano Rajoy. Desde un punto de vista táctico, la eliminación del Secretario General era y será una efeméride a celebrar para muchos. Entre los populares, porque era la auténtica roca que evitaba la formación de un gobierno estable con el Presidente del Gobierno más corrupto que hemos tenido hasta el momento. Para la lideresa Susana, que es como el perro del hortelano que ni come ni deja comer, la oportunidad para seguir teniendo un nuevo títere en Madrid para hacer lo que ella dijera. O acaso, algún insensato ha llegado a plantearse la posibilidad de que Díaz aspire a la Secretaria General. Sería absurdo asumir tantos riesgos en un partido fragmentado desde la diplomática retirada de Zapatero.

Se puede dudar de que esa deidad carnívora sea Susana Díaz o Mariano Rajoy. Más bien, hablemos de los auténticos poderosos como Felipe González y sus amigos que se reúnen en lo salones del Ibex-35. Es probablemente entre estos corredores donde encontremos la verdadera respuesta a tan inquietante misterio. Y más aún cabría mencionar a los tecnócratas de Bruselas, nerviosos por mantener la estabilidad de España. Recuerden que es una de las principales economías de la zona Euro. Y definitivamente, por bien de la economía hemos decidido -o los socialistas- han decidido dar un carpetazo a la democracia interna y seguir con sus pugnas cainitas de toda la vida, pero a lo grande. La pregunta es, si tanto interés había por la economía, ¿por qué nadie sugirió la dimisión de Zapatero cuando negó la existencia de una crisis económica a todo un país? Misterios del sincretismo político.

El éxito de Podemos

Posted on


La reciente encuesta de SIGMA 2 sitúa a Podemos entre los tres partidos con más intención de votos junto a la gran caída de PSOE y PP. Ante todo esto, cabe preguntarse cuál ha sido la fórmula del éxito de esta formación que nació en primavera del presente año, apenas a tres meses de las elecciones europeas y que consiguió cinco eurodiputados. Para ello, es necesario definir tres elementos fundamentales que les han separado de los tradicionales partido: el liderazgo de su creador, la estructura novedosa y su gestión de la comunicación política. Una tríada que debe ser analizada en el actual panorama de crisis política y económica que experimenta el país.

En primer lugar, Pablo Iglesias no es un sujeto que ha aparecido de la nada, sino que hablamos de un líder que ha acumulado capital simbólico a lo largo de los últimos años. Aunque para muchos españoles la figura de este profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid fuera la de un ciudadano cualquiera, no representa al ciudadano corriente de a pie. Al contrario, Iglesias es un politólogo académico y un miembro importante de los movimientos sociales de Lavapiés en los últimos cinco años. Asimismo, tiene una dilatada experiencia en análisis político a través de distintas consultoras y formaciones vinculadas a Monedero y Bescansa que realizan labores para gobiernos e instituciones de América Latina. A la par, para muchos politólogos es conocida la labor propagandística y nada objetiva de Iglesias a través del programa La Tuerka, usando las instalaciones de televisión y grabación del campus complutense. Por tanto, se trata de un capital simbólico acumulado a través de formación, conocimiento técnico e instrumentalización de medios públicos. Así, su liderazgo es directo, no consensuador y basado en un realismo político extremo.

1399569896_077942_1399581512_noticia_normal

En segundo lugar, la estructura del partido mantiene las formas de un movimiento social. Imitando al conocido 15-M y capitalizando algunos de los recursos organizativos y humanos de dicho movimiento, como sus antiguos miembros y redes; Podemos se ha retroalimentado con ellos. De hecho, parte de la literatura incendiaria del 15M contiene entre sus ideólogos a Monedero que actúa como auténtica “alma mater” del partido, siendo Iglesias la cara visible y el discípulo. Por lo que, el pretendido movimiento ciudadano que irrumpió en la política española en 2011 y 2012 ha quedado convertido en un medio a manos de Podemos. Lo que originariamente era un movimiento ciudadano ha pasado a convertirse en un partido político que no termina de adoptar las estructuras habituales. Al contrario, se mantiene en una posición híbrida entre un colectivo cívico y un partido atrápalo-todo (“catch-all-party”), haciendo difícil esa separación entre sociedad civil y política propugnada por Bergson y Popper y garantizando la afluencia de los votos en uno de los mayores momentos de volatilidad electoral en la España democrática.

En tercer lugar, la labor de comunicación política se apoya en las apariciones mediáticas de Iglesias como auténtico líder mediático y showman, aprovechando su gran peso e influencia. La cuestión no es simplemente que Pablo Iglesias sepa cómo tiene qué hablar delante de los medios para transmitir su mensaje. La cuestión es que tiene una sólida experiencia gracias a su participación en movimientos de izquierdas, la vida académica y como presentador del programa de La Tuerka. Esto le hace reunir en su habitus las actitudes y el control de distintos campos (político, mediático, universitario, etc.). De esta forma, el lider de Podemos reúne las características necesarias para capitalizar esta coyuntura política y aprovecharlas en una mejora del redito electoral de su formación.

La caída del liderazgo

Posted on


disruption_1En la actualidad, el liderazgo político experimenta una crisis unida a la debacle económica. Esta intensa relación entre la gestión política y el estilo político de los representantes de la ciudadanía es un hecho que se evidencia en la opinión pública respecto a los mismos. Si nos remontamos a las últimas Elecciones Generales de 2011, los barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas no definen ningún candidato político con una calificación media por encima de cinco en las valoraciones que expresa la sociedad española. Este dato demuestra que se ha producido una profunda fractura entre los candidatos políticos y sus seguidores en el ámbito nacional.

El liderazgo político representa por tanto uno de los principales temas vigentes de investigación en la literatura académica establecía que el político debía someterse a la moral de la convicción y a la moral de la responsabilidad. Por un lado, un político sin convicción se convierte en un demagogo y un vendedor de humo. Por otro lado, un político sin responsabilidad carece de contacto con la realidad y no es consciente de las consecuencias de sus actos. En esta coyuntura, cabe preguntarse si el descrédito de la clase política se debe a un abandono de esa convicción y esa responsabilidad que deben caracterizar a sus miembros.

Si descendemos hacia los niveles de gobierno autonómico y local en España, es posible encontrarse con una situación bien parecida. Sin embargo, la escasez de encuestas y barómetros que aporten información sobre la imagen de los alcaldes y su valoración impide conocer con mayor profundidad cuál es la situación de la política en su entorno más cercano. Por lo que, nos encontramos ante un desconocimiento sobre cuál es la labor que desempeñan los representantes municipales en el contexto de la actual crisis.

Análisis de candidatos: Marcos Antonio Paz (UPyD)

Posted on Actualizado enn


El rostro de Marcos Paz, cabeza de lista de Unión, Progreso y Democracia (UPyD); introduce una nueva cara en la campaña electoral para el municipio de Málaga. El factor sorpresa del partido de Rosa Díez que se presenta por primera vez a las elecciones locales en la urbe malacitana aspira a conseguir tres concejales en el Consistorio. Un dato que, según declaraciones de la misma formación, se basa en los resultados obtenidos en los comicios europeos y la infraestructura del partido creada en la ciudad. Así, entre los cabezas de lista no existe ningún fichaje estrella y principalmente, se nutre de personas iniciadas en la política y con un mínimo común denominador en sus líderes: son profesionales liberales.

Biografía y perfil del líder. La semblanza de Marcos Antonio Paz muestra la de un hombre hecho a sí mismo e hijo de inmigrantes castellanos en Málaga. Una ciudad donde, sea indicativo el dato, la mayoría de la población no cuenta con tres generaciones nacidas en la misma. Lo que ha alimentado su demografía principalmente de la inmigración interior en las últimas décadas. En concreto, la familia de Marcos Paz es de origen castellano, la que emigró a Madrid en busca de empleo y donde en 1968 nació este hombre. Unos 10 años más tarde, sus padres emigraron hasta Málaga donde finalmente se asentaron y Marcos desarrollo su socialización. Durante su juventud, realizó los estudios de Ingeniería Técnica Industrial con especialidad en Electricidad y Mecánica.

Con sus estudios, encontró trabajo en Madrid y continuó estudiando la Ingeniería de Caminos en la Universidad Politécnica hasta su vuelta a Málaga en torno a 1996. A partir de esos años, compatibiliza su profesión de ingeniero con la docencia en la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Málaga y participa en la sociedad civil, como consultor de proyectos de cooperación al desarrollo para países de Europa, África, América Latina y Asia.

No constan datos sobre el paso de Paz por la vida política y su candidatura por UPyD es tan reciente como su militancia. Así, comenzó como afiliado en torno a 2008 a partir de un acto público del partido y posteriormente, fue elegido en las primarias internas como cabeza de lista teniendo un perfil político iniciado y poco ortodoxo en comparación con los perfiles habituales. Lo que coincide con la apuesta de UPyD por la desprofesonalización política, la incorporación entre sus filas de ciudadanos descontentos con la tendencia bipartidista y una postura política moderada en el eje izquierda-derecha.

En cuanto a su estilo de debate, es una persona que controla y domina el espacio público del orador. A diferencia de otros miembros de la formación, que no terminan de asentarse confortablemente en el atril. Sabe los lugares hacia los cuales dirigir la mirada y el rostro que debe ofrecer en cada momento. Probablemente, estas dotes sean resultado de sus años como profesor o bien, si ha existido detrás una formación previa lo desconocemos, aunque existen indicios   En su discurso, se percibe serenidad, tranquilidad y convicción, pero también cierta artificialidad y cordialidad casamentera con la alternacia al bipartidismo que no termina de llegar al gran público.

Expectativas políticas.

Unión, Progreso y Democracia es un partido recién nacido en Málaga y formado por elementos ex socialistas y ex populares. De hecho, ha conseguido ofrecer candidatos en las ciudades mayores de 50.000 habitantes y coincidentes con núcleos urbanos. Su objetivo público pasa por conseguir tres candidatos, según sus propias conclusiones de los resultados obtenidos en las elecciones europeas y la infraestructura creada. No obstante, ninguna encuesta hasta el momento vislumbra la entrada de UPyD en la corporación malagueña, aunque sí, su posicionamiento como cuarta opción política detrás de IU y delante del PA. Por lo que, el objetivo auténtico de la formación consiste en acceder al Consistorio y no en una trinidad de ediles.

Agenda

La agenda UPyD carece de “propuestas estrella” y ofrece planes más viables desde una perspectiva estrictamente gestora que llega casi a desvanecer las ideas. Lo que conecta con su selección de posturas de distintas corrientes ideológicas:

  • Su gran apuesta reside en la dinamización de la estructura productiva y laboral en Málaga como respuesta a la crisis económica y el paro, haciendo hincapié en medidas personalizadas para el PTA y los jóvenes.
  • Introduce la polémica en torno al uso y recuperación del Guadalmedina que el PSOE ha aprovechado en su arranque de campaña.
  • La crítica y la puesta en auditoría económica de la Empresa Municipal de Transportes.
  • La apuesta por un concepto amplio de cultura sin una materialización en actuaciones concretas, probablemente, como respuesta al PP y PSOE por la malparada Capitalidad de la Cultura de Málaga.
  • La revitalización de los barrios como zonas residenciales y no destinadas a un objetivo concreto como el servir de zona comercial, de paso o dormitorio.

Entre sus medidas no se encuentran obras públicas, ni grandes referencias a las políticas sociales locales, ni apuestas efectivas por el medio ambiente. Es una oferta política sincera, pero escueta, debido al carecer de los recursos y las infraestructuras de los grandes partidos, aunque posiblemente exista un capital humano con alta formación entre sus filas.

Principios y decisión de voto. A diferencia del resto de formaciones, UPyD dice no posicionarse en el eje izquierda-derecha de la arena política y tomar de cada ideología los aspectos más atractivos. No obstante, UPyD mantienen una ideología socialdemócrata en la provisión de servicios estatales y corrigiéndolo con planteamientos de austeridad de un liberalismo económico. Y esto se demuestra en que, el electorado preferencial de UPyD se encuentra entre los votantes de centro-izquierda, centro y centro-derecha; arrebatándole votos a los dos grandes y al Partido Andalucista. De lo que hace gala en sus estatutos y en su comunicación política. Por ello, en su arena de competición política no cuenta con IU como competidor directo, pero tampoco como aliado predilecto.

Ventajas del líder-formación: Novedad, cercanía, austeridad, selección democrática y crítica al bipartidismo.

Desventajas del líder-formación: Escasa experiencia política, personalismo del partido, agenda reducida, electorado fidelizado escaso y poca incidencia a nivel local.