gobierno local

Político o ciudadano

Posted on Actualizado enn


imagesCuatro años. Ese es el tiempo en que mi proyecto de tesis de doctorado en Ciencias Políticas se ha desarrollado. Esta obra basada en entrevistas directas a aquellos políticos que han sido alcaldes de las capitales de provincia de Andalucía analiza el liderazgo político local. Extraídos su visión, sus recuerdos, sus acciones y su pensamiento sobre la responsabilidad de dirigir y gestionar una ciudad, se plasman distintas generaciones de primeros ediles que han vivido desde la transición local hasta los tiempos más recientes de la crisis económica y la irrupción de Podemos y Ciudadanos en la arena municipal.

Detrás de la realización de este trabajo existen muchas historias. Largas jornadas al frente del volante recorriendo Andalucía de un lado a otro, el contacto previo con los alcaldes en cuestión, horas al frente de la transcripción y una profunda traslación de lo contado por estos actores políticos a la obra académica. Mientras tanto, algunos académicos que se han acercado a este trabajo se han preguntado cuál es el interés de estudiar a simples y meros alcaldes. Parece ser que investigar la acción política local es una labor con poco glamour entre el gremio, como si llevar una ciudad fuera una tarea sórdida, fácil y sencilla. Quizá a algunos se les hayan empañado los cristales del despacho universitario tras tantas horas sin salir a la calle, a la vida cotidiana.

Entre las principales conclusiones que se encuentran presentes en la indagación sobre el estilo de liderazgo y las carreras políticas de los alcaldes hay una gran reflexión final. En España, el ejercicio de la alcaldía se mueve entre dos coordenadas. Si bien, el alcalde es más un ciudadano reclutado por el partido o si es un político propuesto para gestionar la ciudad. Si ese poder político y los intereses a los que responde proceden del ámbito social o de las estructuras orgánicas. He ahí el dilema presente en muchos de los líderes analizados y que de una forma u otra han encontrado destino variados según el papel que han decidido jugar dentro de esa disyuntiva.

Anuncios

Geriátricos políticos

Posted on Actualizado enn


DOCU_GRUPO DOCU_GRUPOLa carrera política en España tiene un recorrido multinivel. A grandes rasgos, el inicio se produce en el gobierno local, siendo alcalde o concejal con responsabilidades ejecutivas en el ayuntamiento. Al cabo de uno o dos mandatos, unos reducidos sujetos que han ejercido funciones en el ejecutivo municipal son promocionados como diputados autonómicos y/o nacionales. Bien se puede dar el caso, de ser primero parlamentario regional y posteriormente pasar al Congreso. Finalmente, el diputado puede formar parte del gobierno con un puesto como ministro o secretario de Estado. Y si la cosa sigue adelante, acabar en alguno de los conocidos cementerios de elefantes.

Los “geriátricos políticos” o instituciones dirigidas hipotéticamente a aprovechar el bagaje de estos profesionales son variados. Entre ellos, se encuentra el Senado, un lugar que puede servir tanto de premio por la labor desempeñada en el partido como una forma de deshacerse de elementos incómodos. La diplomacia es otro lugar donde aparcar a estos ancianos que comparten silla con la vieja aristocracia castellana. Ahí está el reciente Wert que ha acabado en París por destruir nuestro sistema educativo. Y como no, las instituciones europeas y supranacionales que suponen una forma de salida de lo que podría definirse la esfera del Estado.

Estos días se habla del caso del Yak-42 y de Ignacio Trillo. El Peter Baelish del aznarismo. El político perfecto que a todos cae bien y dispuesto a gestionar los temas más truculentos, taimados y sucios que necesite el príncipe. Parece que la justicia no alcanzará a Trillo después de regresar de su idílico exilio inglés, quien ya solicita ser integrado en el castizo Consejo de Estado que representa a la sociedad tanto como un simio al conjunto de los mamíferos.

El liderazgo local andaluz en el VI Congreso Historia de Nuestro Tiempo

Posted on Actualizado enn


alcaldes-andalucesFrancisco Collado ha presentado recientemente la comunicación “El liderazgo de los alcaldes andaluces: una propuesta de análisis desde el constructivismo político” en el VI Congreso Historia de Nuestro Tiempo, celebrado en la Universidad de la Rioja. Este encuentro, que se viene celebrando desde hace varias ediciones por el Grupo de Investigación de Historia de Nuestro Tiempo a cargo del profesor Carlos Navajas Zubeldía, ha reunido entre el 19 y 21 de octubre ha distintos académicos y expertos sobre la Historia Contemporánea de España durante el reinado de Juan Carlos I.

Esta ponencia se puede consultar en el siguiente enlace: 2016-el-liderazgo-de-los-alcaldes-andaluces-congreso-historia-nuestro-tiempo

Bye bye coaliciones

Posted on Actualizado enn


bipartidismo
Los populares han presentado una nueva reforma del gobierno local en su programa. Entre las necesarias actualizaciones del sistema de hacienda local, y por tanto, de financiación de los entes municipales, Rajoy ha optado por ignorarlas y pasar a otro ámbito. En concreto, el cambio que se propone pasa por garantizar la gobernabilidad de los ayuntamientos, que al parecer -con ironía- tras las irrupciones de las nuevas formaciones en Barcelona, Cádiz, Madrid y Zaragoza entre otras han arrebatado la victoria de la lista más votada. Es y ha sido ésta una de las continuas proclamas del PP en infinidad de municipios donde son desbancados por coaliciones, generalmente de izquierdas, impidiendo que su lista -la más votada- gobierne en el momento de constitución de la corporación local.

La propuesta introduciría la obtención de la alcaldía para la lista más votada en las elecciones municipales y una segunda vuelta en determinados casos. Ciertamente, esta reforma garantiza la gobernabilidad, especialmente en aquellos casos donde los triunviratos han producido dinámicas perturbadoras. En este intento por continuar en una dinámica bipartidista en los ayuntamientos se encuentra el discurso muy presente en los alcaldes populares de las “mayorías de perdedores”. Al referirse a las distintas conjunciones entre PSOE, IU y partidos regionalistas de distinta índole que durante muchas décadas impidieron a los líderes populares gobernar en los consistorios.

Sin embargo, la contraparte de este cambio implica un intento del PP por garantizar el control de los municipios en el actual contexto de multipartidismo presente en todos los niveles de gobierno, en breve en el nacional. Por lo que, debería observarse este debate cómo si lo deseable es la gobernabilidad de los consistorios o la representatividad en el ejecutivo local. Ya que es una práctica de control de las decisiones democráticas y modificación a partir de criterios hipotéticamente técnicos como el “gerrymandering” en Estados Unidos. De aquí, las considerables dosis maquiavélicas que se esconden tras el velo de la “gobernabilidad” de los ayuntamientos, las cuales deben ser puestas en entredicho.