Mes: noviembre 2011

El copago: maldición por solución

Posted on


Tras las elecciones, se desvela la receta de la derecha a la crisis económica. Partido Popular y Convergencia i Unió anuncian compartir un mínimo común denominador. Ambos coinciden en que el copago de los medicamentos, el aumento del precio de los transportes y combustibles y el recorte del salario de los funcionarios. Por lo que, la salida de la debacle pasa por una receta neoliberal y con sendas consecuencias para las economías domésticas y la política social.

Zapatero y su jauría consumió las últimas caladas del cigarro del Estado del Bienestar, satisfaciendo a distintos grupos de interés y corporaciones. Ahora, los populares amenazan con implantar el copago farmacéutico de la mano de catalanistas. Un recorte que, digan lo que digan, destruye una considerable política asistencial del sistema público. Tanto médicos como asociaciones de pacientes, coinciden en que el copago llevará a un incremento de la desigualdad de los ciudadanos en el acceso a los medicamentos. Y además, se pagará por algo que ya se está pagando con los impuestos. Por lo que, se reducirá gravemente la igualdad que tienen reconocida los españoles y abrirá una nueva brecha social en el ámbito farmacéutico.

Pese a los efectos electorales, las cifras arrojadas por el 20-N muestran que los populares han arrasado también en aquellas comunidades donde habían efectuado recortes. ¿Realmente estas políticas de tijeretazo están repercutiendo positivamente a corto plazo? Por otro lado, ante el aumento en los precios de la gasolina, cualquier economista puede describir los efectos perniciosos que tendrá en el incremento de la mayoría de bienes y servicios. Puede que el Estado reduzca su déficit, pero las familias reducirán más aún sus ya maltrechas economías mileuristas.

La soledad de Rubalcaba

Posted on Actualizado enn


El grupo de sujetos que han copado los ministerios en estos últimos años carecen de calidad profesional. Y si también me permiten decirlo, les falta humanidad. Parece ser que lo social no implica necesariamente lo humanitario. En la pasada jornada electoral, un líder socialista comparecía con franqueza frente a las cámaras y los militantes. Aunque allí, no se veía a ninguno de los otros responsables de la debacle socialista. No estaban Zapatero, ni Chacón, ni Pepiño, ni Trini, ni ningún otro petimetre del corral de chanzas.

Los resquicios del socialismo huyen a través de dos vías. Unos hacen las maletas para una holgada vida de pensionista como José Luis. Y otros sacan la guadaña, simil hoz de cosechadores de cabelleras, para luchar por lo poco que queda en esta fuerza política. La política de valores socialistas es una política de personas, de grupos. Y eso es lo que surge ahora en el PSOE. Un gallinero que no hará una oposición en condiciones hasta que se aclaren en quién lleva la batuta. Y para esto, suelen tardar, si no una, dos legislaturas.

El centro-izquierda ha perdido decisivamente estas elecciones, pero más aún ha perdido al hombre fuerte del Gobierno Zapatero. El que tanto había conseguido entre tantos inútiles, caía herido por la falta de firmeza de sus seguidores. En términos politológicos, se había consumado la estrategia de quemar al líder y generar una nueva hornada de socialistas. Pero me gusta más aún una frase de la película de Disney ‘El rey león’, donde el villano dice esa frase de “estoy rodeado de idiotas”. De eso, estaba rodeado Rubalcaba que no por llevar unos colores u otros, deja de ser un hombre fuerte de la política.

La lucha por el liderazgo en el PSOE

Posted on Actualizado enn


Mujer y catalana. Madre y Ministra de Defensa. Carmen Chacón ha alzado la cabeza en un mar de borregos. Cuando la manada sigue a Rubalcaba y asiste hasta sus últimas horas antes de las elecciones generales, la política socialista que goza de una mejor valoración por los barómetros ha lanzado su propio grito de guerra. Y es que, el socialismo cansado de ser producto de los vaivenes de pusilánimes también tiene sus propias vacunas.

Hace unos años, cuando se hablaba del sucesor de Zapatero muchas personas apuntaban hacia Blanco y Rubalcaba. Algunas hipótesis, como la sostenida por el arribafirmante, señalaban hacia la titular de la cabeza de Defensa. Su imagen disfrutaba de buena valoración, gozaba de formación y mantiene una reputación tanto entre los militantes socialistas como entre la ciudadanía. Todo ello apuntaba a ella como la mejor oferta política que podía ofrecer un PSOE barrido por la guillotina de Zapatero.

No obstante, la razón no siempre impera en las decisiones políticas, más bien escasea. Por ello, la cúpula socialista ha preferido revalorizar al antiguo dinosaurio de Rubalcaba con el riesgo de quemarlo en la oposición durante cuatro años. Un momento para el particular calvario de socialistas en la búsqueda de una cabeza firme y visible que guíe sus pasos. Aquí es, donde el conflicto entre Chacón y Rubalcaba abrirá la caja de Pandora para una posible regeneración del partido.

La dictadura de los mercados

Posted on Actualizado enn


El desarrollo de los flujos financieros es una variable que cada vez guarda más relación con la organización del Estado. En esta última semana, hemos visto como han depuesto a Papandreu en Grecia y como Berlusconni ha afirmado su retirada. Unas jubilaciones que celebran las inversiones y la subida al alza de determinadas cotizaciones. Así, observamos como los países carecen de mucho menos poder del que antaño tuvieron. Y lo que se manifiesta, en los distintos niveles de gobierno.

Las elecciones españolas evitaran que Zapatero se retire ante presiones bursátiles. Y cuando entre el nuevo Presidente cabe preguntarse qué presión sufrirá por parte de estas fuerzas sobrenaturales. Estos dioses de la postmodernidad indiscriminan tanto a izquierda como a derecha, pues más allá de las ideas ya descafeinadas de los partidos políticos está el interés económico.

Esta época que ha tocado conocer nos trae un mensaje claro. La soberanía nacional que bien hubieran secuestrado los grupos políticos, está ahora en manos ahora de otras entidades. Ni el Leviatán hobbesiano, ni los grupos de interés, tan sólo un reducido grupo de grandes divinidades económicas son las que han arrebatado la soberanía que corresponde a los ciudadanos. Estas fuerzas han dilapidado las ideas de Locke, Montesquieu y otros que auspiciaron el camino hacia las democracias liberales.

El debate: las creencias de Rubalcaba

Posted on


El debate entre Rajoy y Rubalcaba ha dejado muchas incertidumbres. Dudas sobre lo qué pasará según gane uno u otro. Ambigüedad sobre los conceptos del programa del Partido Popular. Aunque, lo que está claro es que los socialistas en tiempos de pérdida de liderazgo vuelven a la carga con el “miedo a la derecha”. La R de Rubalcaba se convierte en una sigla de Rottweiler. Surge la duda de si el temor al programa popular será mayor que el descrédito ante el liderazgo de la élite política en general, y de Zapatero en particular, como motivo de voto.

El candidato socialista ha hecho una defensa en su credo de los infiernos de la derecha. Y esa misma creencia, era la que se ha dado a su antecesor que nos llevó a la crisis política. Todo ello, ocultando las cifras de paro que asomaban como punta del iceberg. Y ésta, es la pluscuamperfecta oferta de futuro que González defendía en el mitin de Dos Hermanas. Lo que es innegable es que recortes habrá y la cuestión pasa por saber cuáles serán las carteras que sufrirán el tijeretazo.

La economía en España debe pasar por dos trayectorias. La primera es cambiar el sistema productivo tan vinculado al ladrillo que es un motivo estructural de crisis financiera y laboral. La segunda reactivar el trabajador autónomo que tan denostado está por leyes e impuestos. Pues es ahí, donde se puede sacar un auténtico filón de empleo y riqueza a largo plazo.

En definitiva, la victoria del debate descansa en manos de Rajoy. Unas manos algo resbaladizas que han tenido la suerte de enfrentarse a un Rubalcaba desgastado. Un cansancio que aún deja marca de viejos Suresnes y que debe dar paso a una generación de nuevos socialistas. Un tránsito por el desierto de la oposición que les hará reflexionar sobre la labor política de su último líder.