Mes: febrero 2016

Francisco Collado recibe la Medalla de Oro 2015 de la Academia Malagueña de las Artes y las Letras «Santa María de la Victoria»

Posted on Actualizado enn


IMG-20160226-WA0027 (1)La Academia Malagueña de las Artes y las Letras “Santa María de la Victoria” (ACAMAL) ha hecho entrega recientemente de las Medallas de Oro a Francisco Collado Campaña, en su edición de 2015, por su labor en la difusión de la Historia de la ciudad de Málaga. Este galardón reconoce el trabajo de más de diez años que el autor ha desarollado y desarrolla a través de la publicación mensual de artículos sobre temas históricos, patrimonio y folclóricos de la ciudad y la provincia malacitana en El Avisador Malagueño dependiente de la Academia. Esta revista, que se viene editando desde 2005, alcanza actualmente a varios miles de españoles en distintos países repartidos por los cinco continentes, en un intento de trasladar la cultura malagueña y andaluza dentro y fuera de España.

Collado fue premiado en un acto celebrado en la Sala Oyarzábal de la Diputación de Málaga el pasado viernes 26 de febrero. En el mismo, fueron reconocidos otros intelectuales y escritores que se han distinguido en la defensa del patrimonio y la cultura malagueñas, de mano del Presidente de la Academia, Diego Ceano González. Asimismo, como se hizo entrega de los premios de poesía “Poeta Teresa Aguilar” de la última edición. Entre otros galardonados se encuentran Diego Ceano, Mercedes Sophía Ramos y Juan Hernández, entre otros.

Cambio retrasado

Posted on Actualizado enn


sanchez riveraEl acuerdo entre el Partido Socialista Obrero Español y Ciudadanos ha irrumpido con fuerza esta semana. Ahora queda comprobar dentro de unas semanas, si finalmente se produce la investidura de Pedro Sánchez y si Ciudadanos entra en el ejecutivo como obviamente cabría esperar. Más allá de lo que suceda, ya que sería necesaria la abstención de Partido Popular o de Podemos para que se pudiese completar, es interesante observar cómo se muestra el electorado de cada uno de los partidos a este pacto que un gran sector de la opinión pública podría calificar de “antinatura”, especialmente los conservadores, socialistas (reales) y partidarios podemitas.

Según una reciente encuesta de Metroscopia, hasta la mitad de los votantes populares son partidarios de que se vote a favor o se produzca una abstención en la investidura. Así como también se desglosa que la cúpula popular está necesitada de una renovación profunda e intensa. Lo que no se resuelve con un comité de sabios en tres cuartos de hora como se ha visto con la puesta en escena de esta semana. También, la mitad de los socialdemócratas se manifiestan positivamente con la abstención o el voto a favor tanto de populares como podemtas. No obstante, el dato interesante viene de parte de los votantes de Pablo Iglesias, siendo un 43% los que se manifiestan a favor del apoyo de los populares y un 56% del apoyo de Podemos.

La pregunta qué se debe hacer es por qué más de la mitad de los partidarios de la formación morada se muestran tan favorecedores de este apoyo a un gobierno de centro-izquierda y centro-derecha. Disculpen que el escribiente no crea en el centro como algo posible. Obvimente, no es que los votantes de Pablo Iglesias crean en el “recambio” como se bautizó a los naranjitos. Al contrario, una legislatura conjunta de PSOE y Ciudadanos puede plantearse como una coyuntura en el corto plazo. Un gobierno siempre pendiente de un débil hilo que podría ser cortado en cualquier momento a través de una moción de censura conjunta del PP y Podemos, favoreciendo el surgimiento de un nuevo horizonte para formar otros posibles gobiernos.

Teatro político

Posted on Actualizado enn


maxresdefaultEl gobierno entre PSOE y Podemos es una realidad efectiva. Al menos eso ha escuchado el arribafirmante de un miembro de la cámara alta. Al parecer tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias habrían acordado desde hace más de un mes cuál sería el futuro gobierno de este país, tras la renuncia de Mariano. La sucesión de episodios de intentos, abandonos, amores, rupturas y rechazos entre los grupos parlamentarios no sería nada más y nada menos que la puesta en escena de una obra literaria. Un drama no al estilo shakesperiano, sino al más puro estilo rocambolesco y gamberro de Juego de Tronos donde nunca termina de haber un desenlace final.

Es sugerente la invitación que hace la hipótesis de la política como teatro. Y es que, la vida pública no deja de ser una puesta en escena. Una trama donde los actores, los discursos, las proclamas y los símbolos adquieren un valor especial. Durante mucho tiempo, los expertos en política han denostado la preocupación intelectual por el poder simbólico y las consecuencas que implica. No obstante, esta telerrealidad mostrada a través de los medios de comunicación y de la actuación magistral de nuestra élite política hacen palidecer a esos “expertos”.

Ahora bien cabe preguntarse si la última condición sobre un nuevo referéndum catalán era parte del guión. O si por el contrario, ya se había pactado una respuesta entre los dos partidos de izquierda. Sea cual fuere existe una diferencia entre sus públicos. La audiencia de los socialistas en general no está dispuesta a plasmar la cuestión catalana como una prioridad política en los tiempos que corren. Mientras que, ese electorado de Podemos compuesto de jóvenes preparados, parados, okupas, perroflautas y otras personas afectas al antiguo 15-M, cuya prioridad era la crisis económica sí están satisfechos. Satisfechos con anteponer la independencia de una región española a cambio del cambio.

Gran coalición

Posted on Actualizado enn


Las negociaciones de Pedro Sánchez han quedado anuladas tras la pinza de Ciudadanos y de Podemos. O con uno o sin ninguno, según arguyen Rivera e Iglesias. Lo que ha seguido después es los gustos por las coaliciones, siendo mayoritaria la coalición Ciudadanos y socialistas para los votantes de ambos partidos y de socialistas y podemitas para estos últimos. Ni la clase política es capaz de ponerse de acuerdo, ni tampoco la sociedad civil tiene muy claro con qué amigos quieren que sus representantes vayan a formar gobierno. Hasta hace uno meses, nuestro electorado rezaba un mantra sobre el milagro, la proporcionalidad política y el fin de la crisis y llegados a la hora de la verdad, todo vuelve a la dinámica cainita y crispante del español medio.

Santa Cruz de Mudela

Aunque, ya se ha dicho. Nuestra nueva clase política tiene menos capacidad de diálogo que la que estuvo al frente durante la Transición. Ahora que se habla de una “segunda transición” y de la necesidad de un gobierno de concentración entre las distintas fuerzas parlamentarias. Sea como fuere, este fin de semana ha salido a la luz un pueblo castellano, Santa Cruz de Mudela, donde populares y socialistas se han alternado en el gobierno municipal durante un mandato. Y cuidado, porque el argumento de “PPSOE” no sirve para este caso, en el que los alcaldes de ambas fuerzas se han visto acosados continuamente por sus respectivas ejecutivas.

La cuestión es que necesitamos una gran coalición. Un gran pacto. Quizás surge la pregunta de si cambiando algunas cabezas, se podría hacer más factible el acuerdo. A fin de cuentas, las negociaciones entre grandes partidos políticos no dejan de ser en gran medida, el resultado del trabajo de personas individuales que son los líderes políticos y que a través de sus compromisos interpersonales consiguen compromisos nacionales. Sin lugar a dudas, Podemos y PP representan dos partidos necesitados de una rápida renovación de sus líderes.

¿Volver a votar?

Posted on Actualizado enn


elecciones-2016Parece que después de todo, España ha llegado a una situación de “impasse político”. Entre unos que no quieren que gobiernen los otros y los otros que quieren gobernar con terceros para travestirse en aquellos. Rajoy es muy cómodo para Pablo Iglesias, y viceversa. El amor es mutuo. Aunque más incómodo es González para Pedro Sánchez. La ventana de oportunidad está abierta. Tanto para el cambio político como para el cambio de sillones. Mientras tanto, Aznar y Zapatero parecen callar como si miraran hacia otro lado. Quizás a la fluctuación económica que ya ha mostrado los primeros síntomas de estar resentida por la ausencia de estabilidad política.

Por lo que, es probable que para evitar un resfriado y ahora que es invierno, lo mejor es volver a pasar por consulta. La consulta política. Y que el ciudadano, no el politólogo, le diga que lo que tiene que hacer es estabilizar un gobierno que brilla por su ausencia y la presencia de una corrupción envidiable. Si bien es preocupante que ante los escándalos que han salido entre los populares valencianos, haya todavía una mayoría nítida de la sociedad española que le volverá a dar la victoria a los conservadores. Conservadores o radicales. Parece que la mesura ha abandonado últimamente este carácter nuestro tan mediterráneo.

Cuando la mesura o el grado medio nos abandona cometemos un error, ya sea por defecto o exceso. Más bien por defecto que muchas “familias medias” siguen viviendo al límite de los finales de mes, mientras que los pobres se han hecho realmente más pobres. Aquí hay un caldo de cultivo perfecto para que los radicales de arriba y de abajo. Vamos a hablar por fin fuera de rollos de casta, que la sociedad de castas es otra cosa. Y es en ese caldo de cultivo, donde probablemente ahora estamos viendo los efectos de un tostadora que aplasta para aplanar más esa base que debieran ser nuestras clases medias cada vez más exiguas. Esto es lo que encontrará, si se vuelven a producir otroas elecciones este año.