valores

Una investigación analiza los valores políticos implícitos en los planes andaluces de agricultura ecológica

Posted on Actualizado enn


El artículo titulado “Andalusian Organic Farming Plans (2002–2016): Themes, Approaches and Values” escrito por José Francisco Jiménez (Universidad Pablo de Olavide) y Francisco Collado (Universidad de Málaga), y publicado recientemente en Sustainability, estudia los enfoques ideológicos tras los planes de agricultura ecológica desarrollados por la Junta de Andalucía durante las dos primeras décadas del siglo XXI. Esta investigación desarrolla un muestreo teórico-cualitativo a través de una selección de 109 palabras clave que están presentes en dicho documento para el análisis de contenido. De este modo, los autores han detectado numerosos temas relacionados con la agricultura ecológica y los han clasificado en seis campos semánticos vinculados a diversos enfoques y valores promovidos por la Administración autónoma andaluza, entre los que se observa como los paradigmas ecológicos de los primeros planes han ido evolucionando hacia perspectivas más tecnocráticas de la sostenibilidad ambiental en torno al agro andaluz.

¡Vistalegre y tanto!

Posted on Actualizado enn


hedonismoEsta columna iba a dedicarse a analizar lo que hay en juego en el aquelarre de Podemos. Sin embargo, la vieja política es sólo jerga de hipócritas que prometen hacer que lo antiguo parezca nuevo. Hablemos de algo más interesante y suculento. Y es que, la maruja que el arribafirmante lleva dentro ha encontrado un espacio donde saciar toda su sed de curiosidad, morbo y miserias humanas. El auténtico experimento sociológico de ese programa de televisión, cuyo nombre ni cadena mencionaré, en el que los sujetos más excéntricos del planeta llamado España van a buscar: ¿compañía? ¿amor? ¿fin a su aburrimiento? ¿un nuevo animal para tu zoológico particular? ¿un perro o una perra a la que pasear bajo el apelativo de “pareja” o “Anastasia Steele”?

Con independencia del tono humorístico y de la autenticidad hipotética de las historias, sí es cierta una cosa, que son una muestra de las distintas tendencias en nuestra sociedad. Una sociedad que ya ha trascendido esa postmodernidad de la que hablaban Giddens y Beck y de esa ideología líquida de Bauman. Con independencia de que hayamos sufrido una de las crisis económicas, políticas y morales más profundas de los últimos tiempos, el hombre postmoderno avanza. El compromiso se elude, la comodidad se expande y los valores y las preferencias pueden ser tan finos como un hilo o tan gruesos como el fanatismo religioso, político, vegano o cual que otra cosa puesta en valor como capital simbólico por una persona.

No es que ya sea difícil mantener un hogar con el nivel de sueldos, la efusividad de los contratos y los precios de la luz, por mencionar algunas cuestiones. Es que además es cada vez más difícil que las parejas sean estables, o al menos que la psicología de sus miembros lo sean y la sociopatía no cale en lo profundo. El hedonismo en su más plena intensidad está presente en cada uno de nosotros y evitamos los esfuerzos por el prójimo, lo de ayer me aburre y hoy busco otra cosa que desecharé como un producto hipotéticamente reciclable. ¿Yo? ¿O usted? Vegano, animalista, feminista, multiculturalista, comprometido con tantas causas como fueren posible, encajándolas en la difícil y controvertida incoherencia del ser humano, postmoderno. Más ya se sabe, que el hedonismo no es buena causa, ahí está(ba) Roma, y llegaron los bárbaros. Bárbaros que hoy pueden llamarse Donald Trump, Brexit, Pablo Iglesias, Marie Le Pen o Daesh. Mientras tanto, que siga el circo para saciar el ansia de conocimiento.