Wert, Sauron y Génova

Posted on Actualizado enn


Wert-durante-rueda-prensa-planton-rectoresEs el ministro peor valorado según los barómetros del CIS. Su lengua es mordaz, poco acostumbrada a lo políticamente correcto y a lo políticamente humano. Cuando habla dicta sentencia y abre debate. El último ha sido revisar lo que entendemos como justicia y como excelencia. A lo que, apunta que la justicia es entregar becas sólo a los alumnos que superen una nota media de 6,5 en el expediente. Quedó atrás tener en cuenta otros factores que dificultan la obtención de notas altas, véase: escasos ingresos en el hogar, falta de clases de apoyo, etc. No es igual el hijo de una familia pudiente que puede costearse un colegio privado, unas clases particulares, una academia, un tercer idioma, o “comprar” las notas.

No hay lugar a duda de que la enseñanza que Wert defiende no es ni la meritocrática, sino la aristocrática. Unos arriba y otros abajo por derecho de sangre. Sin embargo, detrás de esta persona se oculta algo más oscuro como saber cuáles son sus auténticas intenciones. En un artículo del año pasado, Luis Gómez desde ‘El País’ señalaba que una hipótesis podría ser que Wert sólo reprodujese el discurso oficial de Génova y que no esté dirigiendo realmente Educación. Por un lado, Wert fue uno de los últimos ministros en ser nombrado y llegó sin equipo. Por otro lado, sugieren que su faceta de “gurú” podría haber convencido a los populares, días antes de nombrar un titular para el ministerio. De hecho, existen datos para pensar que Wert es sólo un títere movido por los hilos del partido.

Independientemente de la anterior hipótesis, es cierto que Wert tiene una doble personalidad. Una que es la de un señor llamado Ignacio que es Ministro de Educación en España que se comporta como el malvado Sauron y la otra es la de un inocente señor de derechas que es consejero del Rey Dorado en el Trono Azul, arrancado hace poco de las garras de la Guardia Zapateriana. O quizá sea al revés. Personas anacrónicas con discursos sincronizados. Mientras, Génova vuelve a torcer tuerca para definir la palabra “justicia” a la oposición y al enemigo interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s